sábado, 19 de julio de 2008

Hoy te abraza ella.

Te trae el recuerdo, la historia que vuelve a aparecer y me hace el día más difícil.
Tu nombre, tus ganas de seguir, tus mentiras y tus verdades. Las casualidades en la esquina. Las fantasías artificiales y las trivialidades que intentan borrarse.
Retazos de una tímida noche que prefiere dormir. Porque le hace bien.
Una mente que decide olvidarse de tanta traición y cuenta los puntos a favor. Sogas que atan de una vez y para siempre los nudos frágiles.
¡El alma que de madrugada no deja de escribir! Este alma perdida que saltea espinas. Que no quiere recordar. Que intenta olvidar. Que por momentos vacila y por otros camina segura.
Este alma que se acuerda de vos, de tus manos, de tus ojos, de tus besos y abrazos. De los momentos, de la realidad. Este alma que se acuerda que fuiste mi sonrisa cotidiana. Mis despertares mas tranquilos. Mis noches más mágicas.
Recuerdos de noches de verano que siguen vigentes y que no murieron.
Historia de un amor que no fue y que nunca intento ser.
Un idilio que todavía sigue vivo por puro capricho. Por ese personaje bohemio del cual me enamoré. Que no existe ni en la imaginación.
Porque tanta razón le quita protagonismo, pero ayuda en algo. Porque los ojos ven las cosas que quieren ver. Y porque veo que tanto ídolo termina en nada.
El aura celestial que lo eleva, hoy se esfuma. Porque el tiempo hace que pise el suelo.
¡A vos mi amor! ¡Creo haberte amado con el alma! Con este alma que hoy me pide no dejar de escribir, para poner en palabras tanto dolor. Por tu ausencia y por tu presencia indeseada. Porque hoy te tiene ella. Porque las riendas las tiene atada mi mente y necesita soltarlas. Porque es sincero decirte que te extrañé, que pasó el tiempo y que mucho cambio no resultó beneficioso.
Porque todavía hay cosas que no entiendo y que no voy a entender nunca. Que quedan migajas de nada. De un punto desterrado. De un abril incierto, y de un junio desubicado.
Solo por saber que hoy te abraza ella.

viernes, 4 de julio de 2008

More than words.

Si es el destino o no. Uno a veces se termina perdiendo. Se trata de salvar. Hace lo que puede. Podrá ser o no. ¿ Quien tiene las riendas? El que las tiene hace lo que quiere. Toma decisiones. No vacila. Invierte el tiempo en ser feliz. Se estanca, y sigue. Mira hacia atras y gira la cabeza para seguir adelante.
No traiciona. Llama la atención. Y la obtiene. Tiene dolor. Vive con él, lo supera. Lo lleva.
Encuentra cosas mas importantes. Curiosidad por la vida.
Un algo que lo termina atando a la vida. Algo que alguna vez encontre y que se yo que habrá sido.
La luz que cuento en cada hora de producción personal. Una luz que me decía que yo estoy para otra cosa. Para eso que yo quiero y ahora se estanca. Pero quiere seguir.
Para la estrella, para la star, para cuanta cosa ande vagando en brillo y pluma.
En esto que me hace mal y que explota en lágrimas. En las reflexiones de vida. Las decisiones mas dificiles que son las cotidianas. En lo poco. En lo pequeño. En lo maravilloso de decidir.
En cosas que creo no poder hacer y esas que hago.
En que estoy cansada de la persona que esta sentada en la silla escribiendo. En una falsedad que me come la vida.
En esconder, en actuar, en fingir cada acto y sentimiento.
Sin caretas desde que pueda.
Con lágrimas y con palabras. Esto lo puedo decir.
Que hace años que no vivo. Que el personaje terminó ocupando mi lugar.
Que esto es mucho para mí. Que estoy realmente cansada. Que las raíces se cortan.
Que quiero zarpar con el barco que me deje donde quiero.