domingo, 14 de septiembre de 2008

Iluminado y eterno.

Vuelve el recuerdo de tus besos. Y hasta creí que los había olvidado ¡Con que poco se hacen presente y con tanto ímpetu trate de borrarlos!
Sobreviven por tu cara angelical, por tus manos etéreas, por tu presencia indeseada. Por lo que sos y por lo que produces en mí. Por todo eso que me gusta y que no. Por las sensaciones.
Amor, creí que ya no eras el mismo, que yo no era la misma. Creí que era el fin aquella noche helada. Solo lo creí, lo anhelé y me equivoqué.
Suave, con la sonrisa cómplice, con la mirada intensa, con tantas cosas que desconozco. Con la historia más cruel ¡Con tu aura, mi amor !
Amor, solo eso me sale de la boca, solo eso me viene a la mente. Solo eso me salta del corazón. Porque no te olvidé, porque no olvidé ni el más mínimo detalle. Porque corrió mucha agua y no llevó nada. Porque todo quedó.
Porque sin tocarte, te siento. Porque tengo todavía las caricias y tu respiración agitada. Porque puedo escribir cinco mil hojas que hablen de vos. Porque solo me calma dejar este amor escrito en estas líneas.
Deseo olvidarte en este mismo instante y enterrarte en estas palabras. Deseo tu piel y la mía, deseo que sean una. Deseo la perfección de tu boca y tus manos. No quiero nada más que no sea contigo.

domingo, 7 de septiembre de 2008

La importancia de dibujar.

Lo dijo sin pensar que esa explicación se clavaría en mi mente. Pasó de repente y se coronó reina de la noche. La frase removió pensamientos y casi termina en lágrimas.
Nunca había tenido tan en frente de mí una explicación mas exacta de la diferencia entre nosotros. La diferencia que paso a paso se fue delimitando, con el paso del tiempo y las actitudes propias. Con el contexto, con los pro y los contra conjuntos e individuales.
La diferencia en las actitudes cotidianas, en las decisiones, en las dudas, en la verdad y en la mentira.
Lo dijo queriendo explicar la situación y fué claro.
Sin vueltas y consiso demostró lo que había logrado hacer y yo nunca había conseguido.
Él, después de las frustraciones había guardado sus dibujos...