martes, 29 de septiembre de 2009

Requeterrecontra podrida.

Era sabido que iba a pasar. No tiene otra manera de descargar su angustia.
Yo ya estoy podrida de esta situación. La gente que tiene alrededor no entiende nada. Y él tampoco. Arma todo el revuelo posible, porque ya no sabe como llamar la atención. Y encima de todo le siguen poniendo piedras en el camino.
La gente que tiene alrededor no entiende que tiene que dejar de hablar y ponerse a hacer algo de su vida. Yo ya no doy más. Demasiados problemas solucioné para ocuparme de los demás.
Año de mierda. Otro año como el anterior y como este, y bingo! Se pueden dejar de joder?
Toda la parafernalia, la mar en coche y si seguimos así enumeramos todos los adjetivos posibles.
Me cansé. Un poco de terapia les vendría barbaro para entender las situaciones.
Que bronca que me da todo esto.
Quiero ponerme tranquila, dignarme a estudiar y zaz, otra vez con lo mismo. Juro que estoy re podrida. Requeterrecontrapodrida.
No soporto mas a nadie. No soporto a los hombres histéricos. Y me gustan como él. Por algo hablan del edipo.
Ya no soporto mas las señales, las ironías, y los mensajes encubiertos.
Parece que se esfumó.
Todos igualitos. Y no quiero entrar en generalizaciones porque no me gusta.
Y nada de que no sirven. La vida sin hombres no tiene sentido.
Me traen problemas. Y no puedo solucionarlossssssssssssssss!!!
Ahora me pregunto: ¿Habrá alguno por el cual no termine llorando?

domingo, 27 de septiembre de 2009

Hoy sí que me pegó el bajón.

Ni una luna pasajera.
Ni un libro comunista.
Ni un viaje tranquilo.
Ni una película de acción.
Ni una canción desesperada.
Ni la lluvia de hoy.
Pudieron con tu ausencia.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Florencia dixit

La idea no es propia, pero está muy buena. Termina Siendo una especie de sinceramiento. Florencia dixit:
. Cuando quiero decir sí, significa no, y viceversa.
. Cada vez que me pongo a estudiar hago un ritual, preparo mate, acomodo el toco de fotocopias a resumir, los apuntes, las lapiceras (de colores incluidas)y los lentes. Todo esto para quedarme los restantes minutos volando junto a la mosca que pasó cerca de mi cabeza.
. Me molestan los errores de ortografía, más cuando se chatea y sobretodo cuando viene de alguien con título universitario (puede que esto sea envidia!)
. No puedo levantarme con el horario justo para ir a trabajar, necesito por lo menos una hora para empezar el día tranquila.
. Me encanta quedarme sola, poner la música a todo volumen y cantar como una desquisiada ( y si es frente al espejo, mejor)
. Tengo el celular en vibrador la mayor cantidad del día, odio que el sonido del teléfono rompa con el sonido ambiental.
. No me gusta cocinar.
. Siempre dije que no me gusta el hombre romántico, pero me caen con un ramo de flores y me muero de amor.
. Soy adicta a la COSMOPOLITAN, juro que probé y no puedo dejar de comprarla.
. Cuando me subo a un taxi, siempre trato de sacarle conversación al taxista. Son maravillosos, saben todo, estuvieron en todos lados y por supuesto que tienen la solución para todo tipo de problema!
. Odio y no puedo ver las películas de terror, ni siquiera a las tres de la tarde. Después no me puedo dormir.
. En un determinado momento dije que Orlando Barone escribía igual a mí. Juro que no vuelvo a decirlo mas. ¡Perdón Orlando!
. Nunca, pero nunca me tiraría de un paracaídas.
. Las canciones de Ricardo Montaner me pueden.
. Mi nombre es una de las pocas cosas que no les reprocho a mis padres.
. Puedo estar 5 horas para ver que me pongo, que siempre termino con lo primero que elegí.
. Mis amigas son lo mejor que tengo!

lunes, 21 de septiembre de 2009

Joaquín y mi mamá.

Tengo ganas que nazca Joaquín. Él no lo sabe, pero me genera una sensación hermosa, algo así como un oasis en el desierto. Tanta panza, tanto mimo y tanta rareza en la situación me arranca mas de una sonrisa.
No veo la hora de verle la carita, y me llene el mundo, aunque sea por un instante, de alegría.
Día nostálgico si lo hay. Tanto para decir y tanta impotencia que no me deja.
Las cosas van cambiando y se rompen los moldes.
Se va rompiendo todo lo que tengo alrededor.
La única persona que en el caos me transmitió las mejores sensaciones fué mi mamá.
Parece que en el revuelo, toma su mejor papel y me protege de todo terror. Yo salgo contenta. Su legado queda en mis manos y pienso luchar con él. Lo sigue haciendo. Verla seguir me inspira fuerza. Es esa sensación de querer parecerme a ella. ¿Admiración se llama?
No tengo ganas de hablar de amor. Esas peleas constantes, entre el ir y venir me agotan.
Solo por consecuencia y para completar el día. Le dejo escrito que quiero volver a verlo.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Tu ropa en el piso, junto a la mía.

Cierro los ojos y aunque me muero de miedo me lanzo a hablar con sinceridad.
Quiero que estés aca y conmigo. Quiero abrazarte y perderme en tus brazos. Quiero besarte, tomarte de la mano y reirme con vos. Quiero mirarte a los ojos, tocar tu boca. Quiero que no digas nada, no puedo decirte esto mirandoté a los ojos.
Quiero que el tiempo se pase y no darme cuenta. Quiero acariciar tu espalda. Pasarme horas jugando sobre tu piel. Quiero cada decisión indebida. Cada segundo sin pensar. Quiero hacer de cada segundo un instante eterno.
Quiero tu sonrisa, tus manos suaves. Quiero mi pelo enredado y tu cuerpo junto al mío.
Quiero verte. Quiero que vuelvas. Quiero que vuelvas.
Quiero que entiendas y que no digas nada.
Quiero que no se termine en horas, que hay cosas que quedan inconclusas y no sé si hacen bien.
Quiero que sepas que me muero de celos. Y no hay mas explicación que esta.
Que solo puedo decir las cosas de este modo y que solo hay un destinatario de todo esto.
Quiero poder hablar con sinceridad en el momento indicado.
Quiero que no me lastimes. No quiero escuchar nada que me haga mal.
Quiero que guardes las explicaciones.
Solo quiero que me preguntes donde está tu ropa.
Solo quiero que sepas que me muero de ganas de volverte a ver.

lunes, 14 de septiembre de 2009

¿No entendés nada, no ?

¿No entendés nada, no?
Que te quiero conmigo.
Que quiero abrazarte.
Agarrarte de la mano y reirme con vos.
Que no quiero jueguitos insulsos.
Ni preguntas retóricas.
Que quiero que este mensaje llegue a tus manos.
Y que solo preguntes las cosas que querés preguntar.
Que estés, y que quieras estar.
Que solo te quiero.
Acá y conmigo.

viernes, 11 de septiembre de 2009

Definitivamente: ¡ deliro !

Bueno, parece que deliro. Sí, me invento cosas que no son reales, me las creo y digo que son verdad. Definitivamente, alucino. Sí, voy a dar un completo y exhaustivo detalle de mi trastorno. Yo sé que tengo algún que otro trauma dando vueltas, pero tanto así, nunca lo llegué a pensar. Lo bueno es que me dí cuenta a tiempo. ¿Me dí cuenta a tiempo?
Claro, yo, que vengo lo mas campante por el caminito, rodeada de flores de colores, los pajaritos cantando contentos, respirando aire puro y... chan! Se me terminó la escenita. Se puso la pantalla en negro y se terminó el cuentito.
Y mirá que me vengo diciendo, tené cuidado, lo mismo todo el tiempo y no te das cuenta! Tiene un nombre esto... Como es que se llama... ehh... a ver que no me acuerdo... ah! sí! ¡Compulsión a la repetición!
¡Compulsión a la repetición! Y dale con lo mismo.
Salto de un lugar al otro, para embarrarme cada vez mas... y juro que no lo hago queriendo. Porque como toda trastornada, cree que todos están en contra de ella y que el mundo se complota para hacerla sufrir.
Intento salir del pozo en el que me metí, y lo intento solita. Trastornada, pero valiente! Vengo medio embarrada, pero ya estoy fuera.
¿Ahora hay que pasar por lo mismo ? ¿Y juro que trato de encontrar algo coherente? Pero todo termina así! Sigo mirando el teléfono, porque además soy un poco obsesiva.
Nada.
Nada.
Y yo que no sé nada.
Porque no me dice nada.
Y eso me pone mas nerviosa.
Porque seguramente.
Me hice la historia yo sola.
Y nada de lo que pasó fué verdad.
y salto, y bailo, y camino.
Porque estoy nerviosa.
Sigo mirando el teléfono y nada.
Me pongo a escribir, pero no me concentro.
respiro profundo.
Pienso en otra cosa.
No puedo.
Hasta que se me prendió la lamparita y me pregunté. ¿Habré estado delirando? ¿Puede ser posible que me lo haya inventado? Yo estoy segura que no lo soñé... pero ¿entonces?
Ya sé! Conclusión: ¡Deliro!
(¡Tengo unos delirios hermosos!)

viernes, 4 de septiembre de 2009

Hay música de fondo.

Me tienta decir la verdad por un momento y me largo sin ataduras. La música me ayuda, y no pienso en nada mas. Toda una semana con el mismo tema en la cabeza y hoy una conversación desubicada, acomodó las ideas. El sol desde aquel día dejó de salir y hubo lluvia por doquier. Hoy paró, tal como lo pronosticaba el servicio meteorológico. Barro las migas que quedaron dentro del salón, bailando y viviendo del aire.
Se metieron un par de mentiras y las creí. Siento un par de cosas algo raras. Por lo pronto el cielo apareció con su celeste habitual y se estructuró la cosa.
Me habla desde aquí y tiemblo cada vez que lo hace. ¿Tiene que hacerlo? ¿Porque es tan necesario? Me hace creer cosas insólitas y me gusta creerlas, porque me gusta él y no hay mas explicación que esa. Me hace creer que soy importante y cada vez que lo pienso me siento de lo mas ingenua. No hay tiempo, no hay heridas, no hay nada que nos una. No hay nada que tengamos en común. No hay nada que nos haga mirar a los ojos y sigo temblando.
Tiene ella su mano y camina a su lado. Como lo hizo siempre. Yo sigo mirando desde la ventana como cae la lluvia. Sigo escribiendo sobre el, porque creo que es maravilloso. Sigue angelado. Sigue ahí, con sus manos puras, con la suavidad de sus palabras. Sigue congelando cada segundo. Sigue derritiendo cada centímetro de mi piel. Sigue ahí en el mismo camino, porque yo no cambio de carril.
No le digo nada y escribo aca, porque creo que en algún momento lo va a leer. No es necesario decirle a los ojos que lo tengo cerca y lo tengo lejos. No le interesa. El alma la tiene intranquila, pero derrocha calma. Le susurraría al oído que mirarlo es puro placer. Que solo se quede ahí. Que solo quiero mirarlo, escucharlo hablar, ver cada ademán que hace, ver su sonrisa.
Por tener un tirón de sinceridad terminé escribiendo tal cosa. Este texto cargado de amor, que concluye en sonrisa. porque me arranca eso. Sonrisas. Ella lo tiene a él. Yo no lo quiero a él. Yo quiero esto. Este hombre inmaculado que sigue en mis sueños. Que no tiene defectos. Que no tiene odio, que solo emana felicidad. Quiero ese nombre que me da vueltas en la cabeza cada vez que hablo del corazón.
Hay días que la ilusión me tiene prendida del mundo, hoy es uno de esos días. Porque cada vez que intento conseguir algo de realidad, se pierde esto. No quiero vivir en tu vida, ni quiero que seas parte de la mía. No quiero ser ella, ni quiero su lugar. Quiero decirte que sos quien consigue hacerme escribir estas cosas. Que el ideal me lleva a caminos insospechados. Que no quiero mas realidad. Que quiero saber que sos el que consigue suavizar las palabras del mundo. Quien tiene el ideal de cambiar el mundo. Quien sabe que las cosas las hace sin saber lo que causa. Y que causa revuelo.
Tal como lo causa en mi cabeza.
Porque cuando termine de escribir esto, se pincha la nube y vuelvo a la realidad. A que en realidad no existe. Y que ese misterioso angel tiene número de documento como todos y como cualquiera.