viernes, 21 de mayo de 2010

El ocaso de mi ídolo.

La luz me obnubiló toda mi vida. Adoraba esa luz gigante y brillosa, que me protegía de todo mal.
Nadie me avisó que no era para siempre y a los tumbos entendí que puede apagarse en cualquier momento. Sentí algo así como desprotección y tuve que armarme como sea.
Duele decir que la luz que me obnubiló toda mi vida se apaga de a poco.
Una vez creí que los ídolos no se mueren nunca. Hoy mi luz está tenue

miércoles, 19 de mayo de 2010

Y...

Cuando estoy enojada me pongo a escribir. Por eso estoy aca sentada, frente a la pantalla y dandolé al teclado sin parar.
Me moderé, borré todo y reservo lo que tengo para escribir para los que están en mi día a día.
Respiro profundo, y trato de olvidar.
Que nadie se me cruce por la calle...

sábado, 15 de mayo de 2010

Tengo.

Tengo dolor en el alma.
Tengo angustia insoportable.
Tengo ganas que todo eso desaparezca.
Tengo las personas que me cuidan, que me quieren, y que están siempre.
Tengo unos nuevos veinticinco años.
Tengo sueños por cumplir.
Tengo deseos de felicidad.
Tengo ganas de generar cosas nuevas.
Tengo un amor con el que voy de la mano y me hace bien.
Tengo montones de cosas.
Tengo montones de falencias.
Tengo el día de hoy.
Tengo ganas de escribir.
Tengo un 15 de mayo muy raro, pero que es mío.

viernes, 14 de mayo de 2010

Había una vez...

Había una vez una nena que soñaba con ser grande. Se imaginaba subida a los tacos altos, parecidos a los de mamá; Se imaginaba feliz, completa, llena de vida; Se imaginaba conduciendo su propio programa de televisión y vestida cual diva. Siendo protagonista de su propio sueño. Se pensaba audaz y emprendedora. Independiente y luchadora. Proyectaba su futuro sin remordimientos, sin dificultados, sin errores.
Ideaba en su cabeza, su mundo perfecto. Una vida engalanada y de metas cumplidas. La nena soñaba con las luces, con la alfombra roja y sin miedo.
Su infancia se llenó de sueños, que ansiaba cumplir.
Mañana cumplo 25 años, y hoy no paré de llorar.

jueves, 6 de mayo de 2010

Mi "pintor"

Sería bueno ponerme el "pintor" que tenía en el jardín y dejarme llevar por el pincel y los colores.
Perdí el rumbo entre tanto viento huracanado y no encuentro el camino para mis pasiones.
Uno es lo que quiere ser, y yo no quiero ser esto.
Quiero bailar mi vida!