viernes, 25 de febrero de 2011

Ineficiencia

La reputa que los parió. Les aviso en enero que el 25 de febrero es mi último día en el trabajo, para que me tengan toda la liquidación preparada y hoy, nada. La concha de su madre. Me amotiné en la oficina de Recursos Humanos y lo único que saben hacer, es pedirme perdón. Yo con tu perdón no hago nada, quiero soluciones. Llamá a quien tengas que llamar, pero quiero mi plata. ¿Para que mierda les aviso un mes antes y les recalco que ese es mi último día en Rosario? La puta madre, le digo: Pero vos sabías que me iba el 25, esto lo charle con vos, lo hablamos en enero, sos vos la que se encarga de esto y lo único que me contesta es: "te pido mil disculpas".
La puta madre, eso es tener un cargo que te queda grande!
En media hora llamo, para ver el verso que me tienen preparado.
La reconcha de la lora, me estoy yendo, tendría que estar feliz, terminando todo lo que tengo que terminar y no puedo porque los pelotudos se olvidaron de mi plata.
Hacía mucho que no lloraba con tanta rabia.

No hay comentarios.: