domingo, 27 de enero de 2013

Domingo. 14.32. Sol radiante y cielo diáfano. Todo el día para volar y que no me aplaste a mí. Las palabras tienen una rol fundamental en todo esto. Saltan dentro de mí y nno pueden salir. Trato de abrirles el camino para que vayan. El dolor sigue latente. Quizás es la operación, quizás es mi propia cabeza. Estoy en el balcón escribiendo y veo pasar una chica patinando por la calle. Inconsciente, pienso primero. Despues me salta un poco la envidia de querer hacerlo. Salir a patinar por las calles, sin que nada me detenga. Sentir el viento que corre y el aire sobre todo mi cuerpo. Destinos raros. Siguen pasando los días sin que nada cambie. Porque yo no viro el camino. Que fluya la vida, y que las consecuencias pasen. Que el miedo siga de largo y no lo absorba. Que los comentarios insanos y la energía negativas se dobleguen antes de llegar. Hoy es mi día domingo. EL que tengo que elegir para volver a elegir la vida completa.

No hay comentarios.: