lunes, 18 de abril de 2016

No saben el miedo que tengo. Todos los días me levanto con miedo, una parte de mí se levanta con miedo. La otra le hace frente. Y así se libra una batalla. Un tanto larga, hasta eterna,
Todos los días lucho para seguir con mi vida diaria que se me hace cada vez mas difícil. Y no es por falta de amor. Tengo mucho amor.
Mi papá se murió de un tumor cerebral y cada día tengo miedo de repetir la historia.
Tengo miedo de esas enfermedades agonizantes. Yo no me quiero morir. Pero el fantasma de la muerte me acecha. Ese fantasma gigante, ubicuo. Un Moriarty.
Llorar calma la pena, un poco.

No hay comentarios.: